Airbnb fue la base de nuestro alojamiento durante la ruta por Alsacia y la Selva Negra. Era la forma más económica de poder pasar 12 días de viaje, sin dejarnos un riñón. Y nos daba la opción de tener nuestra propia cocina por si algún día...