Granada es una ciudad que merece ser vivida al menos una vez en la vida.

Incluso Supersubmarina no se libró de rendirse ante el magnetismo tan poderoso que tiene este lugar.

Sería capaz de cambiar el calendario lunar, para verte aquí en Granada un día más. (…) Podría viajar a Graná en mi nave espacial y  el paseo de los tristes alegrar. Si te pones a bailar las estrellas nos alambran al pasar.

Granada es la cuna de los contrastes, de los universitarios, y de una historia que deja sin aliento a todos los que la visitan.

No, no soy de Granada. Pero Granada es mi segunda casa.

Mi Granada. Vamos a dejar que el mundo caiga en tu juego de seducción.

Razones para vivir en Granada una vez en la vida

1- Albaicín

Es el lugar más mágico de la ciudad. Perderse sus calles empedradas flanqueadas por casas de estilo rústico es obligatorio.

El albaicín es un barrio donde la nostalgia de haber vivido en Granada se saborea con más facilidad. Sus pintorescas callejuelas nos enseñan rincones escondidos de la ciudad que jamás habríamos visto en ninguna guía.

Razones para vivir en Granada

 

Está repleto de cármenes con magníficas vistas, de calles con escalinatas empedradas que nos invitan a refugiarnos en un bar en un día caluroso o de cafeterías tan pintorescas en las que no necesitas nada más que un buen sorbo para rendirte ante los encantos de Granada.

 Y qué decir de sus miradores… Esos lugares donde vistas espectaculares y arte a través de la guitarra o el taconeo del flamenco está asegurada.

 2- Las tapas

Pedirte un par de cañas y llegar a casa cenao’ por 2€ sólo puede pasar en Granada. Hay tapas para todos los gustos: desde una hamburguesa o un montadito de jamón hasta tapas vegetarianas y veganas.

Razones para vivir en Granada

Gonzalo Gallas es el lugar universitario por excelencia y Calle Navas es obligatoria para los turistas.

Cada uno tiene su zona de tapas favorita en la que buscar cobijo una noche para deshacerse del estrés de la rutina.  Pero en algo coincidimos, Los Diamantes es un lugar al que debes ir en Granada al menos una vez.

3- Los contrastes de la ciudad

Granada es una ciudad que te incita a sacar tu esencia. Poco importa si eres de los que prefiere tomarse un café con jazz de fondo, ama la naturaleza tanto que no puede aguantar a que llegue el domingo para hacer una escapada o si quieres llevar una vida más hippie y relajada.

Granada tiene de lo que puedas imaginar. Desde el famoso hombre desnudo que dejó a media ciudad con la boca abierta; hasta la leyenda que cuenta que la casa con forma de casita de muñecas situada en el Paseo de los Tristes, la construyó un hombre cuya mujer moría de amor por éstas.

4- Sacromonte

El barrio vecino al Albaicín donde el flamenco se concibe como forma de vida y el sueño de dormir en una auténtica cueva se hace realidad. Sus calles han visto crecer a figuras de renombre relacionadas con el arte del flamenco y han sido la cuna del mismo durante los últimos siglos.

5- Todos los días son fiesta

Si eres universitario o alguien cuyo cuerpo lo aguanta todo, Granada es la ciudad perfecta para sacar tu lado más salvaje.

Martes, miércoles, jueves, viernes, sábado, domingo… Cualquier día es bueno para salir de cañas y acabar llegando a casa a las siete de la mañana.

 6- La Alhambra

¡No has vivido  en Granada si no tienes fotos de la Alhambra desde todas las perspectivas posibles! En algún mirador, en el Paseo de los Tristes o incluso dentro del mismo palacio nazarí.

Este lugar es el tesoro más preciado de esta ciudad.

Razones para vivir en Granada

El olor de los naranjos, las vistas desde el Generalife con, el sonido del agua al caer, el tacto de las letras árabes escritas en las paredes de los palacios, saborear un té que lleve su nombre o enamorarte a cada paso que des por su bosque. Esta pequeña ciudad dentro de Granada sabe conquistar cualquiera de tus cinco sentidos.

7- Aprender el arte de pasar desapercibido

¿Quién no ha sufrido paseando por Pedro Antonio?

Viajar a Granada es como superar un examen de disimulo y paciencia.  En las calles que rodean la catedral nos acechan las gitanas del romero “regalándolo” a cualquier persona que consigan abordar en el camino.

Y en Pedro Antonio. Ay, Pedro Antonio. No, los no-me-acuerdo-cuantos-me-tomé-anoche cubatas a 4€ con chupito no son lo único con lo que llegas a casa.

Los relaciones públicas intentarán convencerte para tomarte una copa hasta el último minuto, incluso viéndote en pijama tras bajar a comprar al chino.

8- Sierra, miradores y lugares coquetos

Granada está repleta de lugares escondidos desde los que poder apreciar la Alhambra o Sierra Nevada desde un ambiente íntimo. Habitaciones de hotel donde despertar significa ver los primeros copos de nieve en la Sierra. Bares desconocidos para turistas que invitan al relax y a disfrutar de los pequeños placeres de la vida: un buen trago y buena compañía.

Razones para vivir en Granada

Vistas desde el restaurante “El Agua”.

Granada es una ciudad que merece ser vivida al menos una vez en la vida.